Siguenos en:

Este sitio usa cookies y tecnologías similares para mejorar su experiencia de navegación.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Ver política de cookies

Acepto

En un mes entrarán en vigor dos “pilares” del Derecho Administrativo



En un mes entrarán en vigor dos “pilares” del Derecho Administrativo

En un mes entrarán en vigor dos “pilares” del Derecho Administrativo El próximo 2 de octubre entrarán en vigor, con carácter general, la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, y la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público.

Ambas normas materializan una de las propuestas previstas en el , que planteaba unareforma del ordenamiento jurídico administrativo articulada en torno a dos ejes fundamentales: las relaciones ad extra y ad intra de las Administraciones Públicas, con el fin de racionalizar la actuación de las instituciones y entidades del Poder Ejecutivo, mejorar la eficiencia en el uso de los recursos públicos y aumentar su productividad.

La Ley 39/2015 de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, se centra en las relaciones externas de la Administración con los ciudadanos y las empresas. Esta importante Ley regula por tanto la actividad y elfuncionamiento de las Administraciones Públicas, es decir, el procedimiento a través del cual adoptan sus decisionesy los requisitos de validez y eficacia del producto de ese procedimiento, los actos administrativos, incluyendo también los principios a que se ha de ajustar el ejercicio de la iniciativa legislativa y la potestad reglamentaria (art. 1.1).

En cuanto a la Ley 40/2015 de Régimen Jurídico del Sector Público, regula la organización y las relaciones internasdentro de cada Administración y de las relaciones entre ellas. Denominada ahora del Sector Público, esta nueva Ley tiene por objeto regular las bases del régimen jurídico de las Administraciones Públicas, los principios del sistema deresponsabilidad patrimonial y de la potestad sancionadora, y, además, con referencia ya sólo a la Administración General del Estado, la organización y el funcionamiento de dicha Administración y de su sector público institucional. Se trata de una Ley que pretende convertirse en uno de los grandes pilares del Derecho Administrativo.

Fuente: Aranzadi